El rincón de la calma

Algunas personas sienten la lluvia. Otras simplemente se mojan. Anónimo.

La idea central de Mindfulness no es otra que conseguir que cuerpo y mente trabajen de forma conjunta para favorecer el crecimiento e incluso la sanación. Se basa fundamentalmente en tener conciencia plena de dónde estamos y qué hacemos en cada momento. Está comprobado que con una práctica regular se reducen niveles de estrés y ansiedad, y no solo eso, sino que con esa práctica se “aprende” a ser feliz, pues no anticipamos problemas que aun NO existen,  simplemente nos limitamos a vivir el momento presente.

Todo esto que a priori resulta tan espiritual, llevado a la práctica, puede convertirse en una verdadera filosofía de vida que nos va a ayudar a priorizar e invertir el tiempo en lo que realmente lo merece, al menos para cada uno de nosotros. Es cuestión de sentarte contigo mismo y analizar qué es lo que te importa, lo que te hace feliz, y qué es lo que te resta e impide que alcances aquello.

Tras está breve introducción sobre el mindfulness y teniendo en cuenta que ni mucho menos soy una experta en el tema, sino una humilde principiante tanto a nivel teórico como práctico, hoy quiero compartir algunos recursos que tengo y que llevo poniendo en práctica algún tiempo en clase y en casa. Todos ellos ayudan a la relajación y a introducir a los niños en la meditación, de una forma lúdica y agradable. Además podemos crear con ellos un bonito espacio en casa o en clase que sea el Rincón de la Calma, para que los más pequeños acudan a él cuando necesiten relajarse.

  1. En primer lugar os quiero hablar de este libro que hace ya tiempo compartí en Instagram. “Tranquilos y atentos como una rana” de Eline Snel, lo edita Kairós.

Es un libro muy completo para trabajar la relajación con los niños. A través de 10 capítulos podemos enseñar a los niños a respirar, a identificar las preocupaciones y gestionarlas, a cultivar la paciencia…  Encontraremos consejos para casa, algunos ejercicios para desarrollar todas estas cosas y lo mejor es que viene con un CD que contiene 11 meditaciones guiadas.

2. ¿Quién no ha oído hablar del bote de la calma? Bueno, si eres uno de ellos te cuento qué es. Se trata de una, podemos llamar, manualidad puesto que  podemos hacerla con niños a partir de unos 4-5 años. Pero el objetivo no es el desarrollo en sí de la actividad, (que también porque a ellos les encanta manipular todos los “ingredientes”); el objetivo es lo que se pretende con ese bote. Pero vamos por partes. ¿Cómo puedo hacer mi propio bote de la calma? Pues bien, toma nota:

  • Bote de cristal o plástico (en función de la edad de cada niño).
  • Agua caliente (mineral o destilada).
  • Pegamento líquido, silicona líquida o glicerina, para dar mayor consistencia al agua.
  • Purpurina: colores, cantidad y tamaños al gusto.
  • Opcional: Tinte para el agua.

Lo primero que hacemos es echar  agua caliente, después el pegamento o su variante y removemos. Tras esto empezamos a echar la purpurina. Removemos todo bien y sellamos el bote aplicando pegamento en la tapadera para que no pueda abrirse. El resultado es algo como esto:

 

Y como os decía el objetivo es que sirva de recurso para que un niño pare, respire y se relaje viendo cómo la purpurina se mueve y lentamente se deposita en el fondo del bote.

3. El Yoga es un ejercicio estupendo para aprender a concentrarnos en nuestro cuerpo. Este juego YOGAME viene con una postura para cada letra del abecedario. En cada letra encontramos la postura y un intervalo de tiempo recomendado durante el cual tenemos que permanecer en ella. Yo lo conseguí hace más de un año en Eureka Kids. Recuerdo que también tenían otro en el que, en lugar de letras, eran animales y a través de ellos se iban haciendo las posturas. Está claro que no a todos los niños les tiene porque gustar o se tienen que sentir obligados a relajarse con este tipo de ejercicios, pero es una opción que creo deben conocer y luego podrán elegir si se sienten cómodos con ella. Si no les damos otras opciones a las habituales está claro que nunca las conocerán.

IMG_1516.jpg

4. Y ahora os enseño esta preciosa caja que nos llegó hace pocos días y estamos en casa entusiasmados con ella.

img_1483

La Caja Mágica de la Calma  de Hippy Kids Yoga viene con un montón de cositas ideales para un bonito Rincón de la Calma.

Os cuento todo lo que trae:

  • Una ranita para que los niños coloquen en su vientre y observen cómo sube y baja con el baile de la respiración.
  • Una pelota blandita para apretar y relajarse con ella.
  • Una preciosa varita mágica, que es como un mini bote de la calma y el objetivo es el mismo. Desde Hippy Kids Yoga nos aconsejan que expliquemos a los niños que la purpurina es como sus pensamientos cuando están nerviosos o enfadados, y si la dejan quieta verán como poco a poco la purpurina se calma y reposa al fondo de la varita, al igual que sus pensamientos cuando los ordenan y vuelven a la calma.
  • Una baraja de cartas con posturas de yoga, además de que podemos jugar con ellas a diferentes juegos.
  • Un tubo de madera para aprender a controlar la respiración. Al soplar a través de él una pelota ligera de corcho blanco se eleva y según vamos controlando más y más nuestra respiración, conseguimos que no se nos caiga. Esto les alucina.
  • Un librito de mandalas para colorear y crear las suyas propias.
  • Un cuaderno- diario para que escriban cómo se sienten.
  • Y por último un come-cocos para jugar con las posturas de yoga y un medidor de emociones, en el que podrán situar cómo se sienten en cada momento.

Para nuestro rincón de casa además de todo esto hemos incorporado también  un juego que hemos visto un millón de veces y que sirve para desarrollar la PACIENCIA: ¿Quién no ha jugado alguna vez con uno y quién no ha perdido los nervios? Consiste en meter todas las bolitas en los huecos sin que ninguna quede fuera o se salga.

img_1511

5. Y por último quiero hablar de las Mandalas.

mandala-1808247_640

Ahora se han puesto de moda y las podemos encontrar en las librerías adaptadas para grandes y pequeños, de todas formas y tamaños. Yo tuve la suerte de conocerlas hace mucho tiempo gracias a mi profesora de practicas, Teresa, que desde aquí la mando un saludo porque seguro que me lee. Las Mandalas tienen muchísimos beneficios: mejoran la caligrafía, la capacidad de atención y concentración y la creatividad. El mejor modo de pintarlas es de dentro a fuera o de fuera hacia dentro, siguiendo así un orden y consiguiendo mayor concentración y armonía en el resultado final del dibujo. Os dejo un par de documentos que encontré hace tiempo navegando por internet. Mandalas 1 y Mandalas 2.

Y con esto termino por hoy. Espero que os hayan gustado todas las cositas y que os animéis a ponerlas en practica en vuestro propio Rincón de la Calma.

Anuncios

Emociónate

“Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino y tu destino será tu VIDA”.
M. Gandhi

Siempre me ha encantado esta cita. Me inspira muchas cosas y vuelvo a ella muy a menudo. Es increíble como puede cambiar la actitud si tenemos en cuenta todo ese proceso que cita Gandhi. Esos pensamientos surgen de nuestras emociones. Nuestro estado de ánimo va a provocar que tengamos unos pensamientos u otros. ¿O es al contrario? quizás son los pensamientos los que nos hacen tener un estado de ánimo concreto. En cualquier caso, si somos conscientes de ello, tendremos el poder de cambiarlos si nos causan daño o malestar.

Todo lo relacionado con las emociones, no sé vosotros, yo empecé a descubrirlo siendo adulta. En mi etapa de niñez o adolescencia no tenía conciencia de ello. Quizás mis experiencias pasadas, tanto buenas como malas, serían las mismas, pero si alguien me hubiera enseñado todo esto, seguramente las habría gestionado de otra forma, o simplemente las habría SENTIDO sin más, que ya es mucho.

Como maestra me parece fundamental trabajar la parte emocional en el aula. No tengo ninguna duda de que ningún maestro no se ocupe de esto de una manera o de otra (por ejemplo a la hora de solucionar los conflictos habituales entre compañeros). Sin embargo creo necesario poner nombre a las emociones, creo necesario que los niños sepan que lo que están sintiendo (sobre todo emociones que les causan malestar) pasará, y sobre todo creo necesario enseñarles desde pequeños estrategias para aquellas emociones que les bloquean.

Dicho esto, hoy quería compartir la actividad que hemos empezado hoy en clase. Nuestro Proyecto Emociones lo vamos a llevar a cabo durante una sesión a la semana en el área de Lengua. Vamos a trabajar la expresión oral y escrita, con el vocabulario propio de la temática.

Tiene tres apartados:

  • Emoción: Aquí cada semana vamos a hablar de una emoción. Para ello recurro al maravilloso libro de Palabras Aladas: Emocionario. Una vez hemos leído la definición de la emoción que corresponda (por ejemplo hoy hemos hablado de la FRUSTRACIÓN), hablamos sobre situaciones en la que nos hemos sentido así. Después vemos la  ilustración de la emoción que proporciona esta editorial y hablamos sobre ella.
  • Tras esto,  ponemos en común el DIARIO DE MIS LOGROS. Esta actividad la trabajan previamente en casa y en clase es una puesta en común. El objetivo es que reflexionen y pongan el foco en sus logros y aciertos así como que entiendan que el error forma parte del aprendizaje. Este diario es el inicio para construir una AUTOESTIMA POSITIVA.
  • Por último, el broche de la actividad requiere la participación de las familias. A cada familia le entregaré tres papeles de colores, sin que los niños lo sepan. En esos tres papeles deben escribir razones por las que se sienten orgullosos de sus hijos, que es lo que les gusta, qué les encantó que lograran… Los papeles me los deben entregar en un sobre cerrado para que los niños no lo vean. Lo expondré en un mural en clase y ahí será cuando descubran qué piensan sus familias de ellos. Esta actividad ya la he hecho más veces y resulta muy emocionante.

 

El proyecto como veis es sencillo, creo que la parte fundamental que tiene es que aprendemos a ponerle nombre a lo que sentimos, es decir, SER CAPACES DE IDENTIFICAR LAS EMOCIONES .

Os dejo los enlaces en las palabras sombreadas de azul. Espero que os guste.