Cadena de favores

Mucha gente pequeña, haciendo cosas pequeñas, en lugares pequeños, pueden cambiar el mundo. Eduardo Galeano.

Mañana celebramos el Día de la Paz. Es una celebración que está extendida prácticamente en  todos los colegios. Se celebra el 30 de enero porque ese día es el aniversario de la muerte de Mahatma Gandhi, que, con su lucha pacífica, consiguió hacer llegar la independencia a su país, India.

Es importante enseñar a los pequeños, que sus acciones, todas y cada una de ellas, tienen un efecto en los demás y en el mundo que les rodea. Como el efecto mariposa, y como Eduardo Galeano expresa en la cita con la que he empezado hoy, formamos parte de una pequeña comunidad que influye de manera decisiva en el planeta en el que vivimos. Es importante saber que cada acción cuenta, que cada uno de nosotros sumamos o restamos, nosotros decidimos. Es importante también reflexionar sobre ello de vez en cuando para que no olvidemos que tenemos  el poder para elegir QUIÉN queremos ser. Os dejo aquí la entrada ¿Qué lobo eres tú? que escribí hace un tiempo y está relacionado con esto.

Mañana haremos diferentes actividades en clase para conmemorar el Día de la Paz, pero por encima de todo vamos a convivir y a intentar enseñar a resolver los conflictos con la palabra, como hizo Gandhi.

Por último, quiero compartir  un enlace a un vídeo que a mi me encanta, lo pongo con el sonido a tope porque me transmite sensaciones estupendas y me hace creer que un mundo mejor es posible si cada uno de nosotros ponemos de nuestra parte. Espero que también os guste.

Pincha aquí si quieres ver el vídeo: Cadena de favores

Anuncios

Y para ti, ¿qué es el éxito?

La inteligencia emocional contribuye al éxito profesional de toda persona. Daniel Goleman.

Han pasado algo más de 20 años desde que Daniel Goleman publicará el best seller Inteligencia emocional. El concepto como tal ya existía en la terminología psicológica, pero fue él quien lo hizo famoso.

Ya, por entonces, la UNESCO emitía un informe en el que concluía que la educación emocional es un componente indispensable para el desarrollo cognitivo y una herramienta fundamental para prevenir determinados problemas o conflictos. En un curso que hice sobre este tema, se admitía que en España aún son pocos los programas educativos que se desarrollan en este ámbito.

Está demostrado que el niño que recibe una adecuada educación emocional puede llegar a mejorar sus resultados académicos en un 14%, en todas las competencias. Y digo yo, que estando emocionalmente preparado no tendrá únicamente éxito académico o profesional, sino también personal, (desde mi punto de vista no tienen porqué ir unidos).

Hace poco me preguntaban qué era para mí el éxito. No fue fácil responder, pues de manera inconsciente relacioné éxito con NO fracasar, es decir, el éxito sería conseguir aquello que te has propuesto (ya sean cuestiones materiales, profesionales o personales). Sin embargo, después de tomarme unos minutos contesté que para mí el éxito está relacionado con la resiliencia: lograr ser una persona resiliente. Esto es,  desarrollar una capacidad de adaptación frente a situaciones difíciles, conflictivas o incómodas. Y salir a flote de todas ellas, más fuerte, mejor y más preparado para lo que venga.

Para conseguir esta habilidad desde luego hacen falta muchos fracasos, muchos errores… caerse para volver a levantarse. Hace falta tener seguridad en uno mismo, confianza y convencimiento de que sereremos capaces de ENFRENTAR aquello que nos ENFRENTE. En definitiva, y por lo que hoy estaba escribiendo esta entrada, es necesario trabajar la AUTOESTIMA, de nuestr@s hij@s y/o alumn@s.

Autoestima y resiliencia van de la mano. Estoy convencida de que la una no puede existir sin la otra.

Y para ti, ¿qué es el éxito?

Os dejo este vídeo para trabajar la autoestima en el aula.

Espero que os guste.

¿Qué lobo eres tú?

La forma en que solucionamos los conflictos en el aula, la mayoría de las veces, responde a la inmediatez, improvisación y prisas, sin llegar a atajar los problemas de fondo.
Es habitual que seamos testigos de las dificultades que tienen nuestros alumnos para encontrar soluciones a problemas, conflictos entre iguales… que por edad madurativa deberían o creemos que deberían saber resolver. Pero, ¿si nadie les enseña? Es por esto que hace tiempo decidí facilitar estrategias a mis alumnos para que tengan recursos a la hora de resolver un conflicto, me refiero a conflictos del tipo ” se ha colado, me ha empujado en la fila, se ha copiado, me ha dicho que no va a ser más mi amigo…” Supongo que entendéis a lo que me refiero.

Una de esas estrategias es la que os presento hoy. Deben saber que ante todo, desde que se levantan hasta que se acuestan tienen que tomar decisiones. En cada situación que se les presente, van a tener dos opciones: decidir hacer lo correcto o decidir hacerlo de una manera que alguien salga “dañado, molestado, entristecido”.

Por ejemplo, cuando un niño se cuela en la fila, inmediatamente sus compañeros empiezan a gritarle e incluso empujarle para que vuelva a su sitio. Las formas que utilizan sus compañeros hace que se enfade y empiece a empujar hasta que tiene que llegar un profesor e intervenir.

En este caso analizamos entre todos lo que ha ocurrido y les hago la siguiente pregunta: ¿que ha empezado mal en esta situación?

Primero: Ellos en seguida lo identifican y saben que el compañero tenía dos opciones colarse o quedarse en su sitio, elige la primera perjudicando al resto de compañeros. Este alumno reconoce que no hizo una buena elección.
Segundo: ¿qué ha continuado mal? Los niños responden que ha sido la reacción de los demás y ellos mismos reconocen que la mejor forma habría sido pedirle al compañero que volviera a su sitio explicándole que no era justo que ocupará el lugar que no le correspondía en la fila.
Este es un ejemplo muy básico y que suele darse en los primeros cursos de primaria. Pero que refleja lo que quiero transmitir.

Insistiendo en la capacidad de elección que tenemos desde que nacemos, me gusta contarles una leyenda Cherokee, que algunos seguro ya conocéis. Les encanta escucharla y da pie a trabajar la expresión oral centrada en esta temática. Os la dejo a continuación, espero que os guste:

Una mañana un abuelo le contó a su nieto acerca de una batalla que ocurre en el interior de las personas.
Él dijo: “Hijo mío, la batalla es entre dos lobos dentro de TODOS nosotros”
“Uno es Malvado: es ira, envidia,celos, tristeza, pesar, avaricia, arrogancia, autocompasión, culpa, resentimiento, soberbia, inferioridad,mentiras, falso orgullo, superioridad y ego.
El otro es Bueno: alegría, paz, amor, esperanza, serenidad,humildad, bondad, benevolencia, amistad, empatía, generosidad, verdad, compasión y fe.”
El nieto lo meditó por un minuto y luego preguntó a su abuelo:
“¿Qué lobo gana?”
El viejo respondió: “Aquel que tú alimentes”.
Leyenda Cherokee.