Cuento de cuentos

Hace unos días trabajamos en clase una actividad para desarrollar la escritura creativa. Para ello utilice la Fábrica de Cuentos que generosamente comparte “Rincón de una maestra” , este es el enlace de su blog (http://rincondeunamaestra.blogspot.com.es/?m=1) por si queréis visitarlo, a mí personalmente me parece una maravilla. En el podéis encontrar, entre otras muchas, los descargables para esta actividad.

Os cuento en qué consiste la actividad que elabore a partir de la Fábrica de Cuentos.
Mi clase está organizada en grupos de cinco. A cada grupo le entregué unas tarjetas que iban rotando hasta que todas habían pasado por todos los grupos: principios, personajes, adjetivos, lugares y finales.

img_1454

Junto con las tarjetas, entregué a cada niño una ficha, elaborada por mí, en la que tenían que ir rellenando qué principio habían elegido, qué personajes, qué adjetivos… Y una vez habían elaborado la estructura de su cuento, lo tenían que redactar en una cartulina tamaño folio, por una cara, y por la otra hacer un dibujo.

img_0285Aquí os dejo el enlace para que podáis descargar la ficha: escritura-creativa

En una última sesión de la actividad cada uno ha leído en voz alta su cuento.

img_0286      img_0287

Así hemos construido nuestro “Cuento de cuentos” que ya forma parte de nuestro rincón de lectura.

La actividad les entusiasmó y con esas pautas han escrito algunas historias maravillosas.

 

 

 

 

Anuncios

¿Qué lobo eres tú?

La forma en que solucionamos los conflictos en el aula, la mayoría de las veces, responde a la inmediatez, improvisación y prisas, sin llegar a atajar los problemas de fondo.
Es habitual que seamos testigos de las dificultades que tienen nuestros alumnos para encontrar soluciones a problemas, conflictos entre iguales… que por edad madurativa deberían o creemos que deberían saber resolver. Pero, ¿si nadie les enseña? Es por esto que hace tiempo decidí facilitar estrategias a mis alumnos para que tengan recursos a la hora de resolver un conflicto, me refiero a conflictos del tipo ” se ha colado, me ha empujado en la fila, se ha copiado, me ha dicho que no va a ser más mi amigo…” Supongo que entendéis a lo que me refiero.

Una de esas estrategias es la que os presento hoy. Deben saber que ante todo, desde que se levantan hasta que se acuestan tienen que tomar decisiones. En cada situación que se les presente, van a tener dos opciones: decidir hacer lo correcto o decidir hacerlo de una manera que alguien salga “dañado, molestado, entristecido”.

Por ejemplo, cuando un niño se cuela en la fila, inmediatamente sus compañeros empiezan a gritarle e incluso empujarle para que vuelva a su sitio. Las formas que utilizan sus compañeros hace que se enfade y empiece a empujar hasta que tiene que llegar un profesor e intervenir.

En este caso analizamos entre todos lo que ha ocurrido y les hago la siguiente pregunta: ¿que ha empezado mal en esta situación?

Primero: Ellos en seguida lo identifican y saben que el compañero tenía dos opciones colarse o quedarse en su sitio, elige la primera perjudicando al resto de compañeros. Este alumno reconoce que no hizo una buena elección.
Segundo: ¿qué ha continuado mal? Los niños responden que ha sido la reacción de los demás y ellos mismos reconocen que la mejor forma habría sido pedirle al compañero que volviera a su sitio explicándole que no era justo que ocupará el lugar que no le correspondía en la fila.
Este es un ejemplo muy básico y que suele darse en los primeros cursos de primaria. Pero que refleja lo que quiero transmitir.

Insistiendo en la capacidad de elección que tenemos desde que nacemos, me gusta contarles una leyenda Cherokee, que algunos seguro ya conocéis. Les encanta escucharla y da pie a trabajar la expresión oral centrada en esta temática. Os la dejo a continuación, espero que os guste:

Una mañana un abuelo le contó a su nieto acerca de una batalla que ocurre en el interior de las personas.
Él dijo: “Hijo mío, la batalla es entre dos lobos dentro de TODOS nosotros”
“Uno es Malvado: es ira, envidia,celos, tristeza, pesar, avaricia, arrogancia, autocompasión, culpa, resentimiento, soberbia, inferioridad,mentiras, falso orgullo, superioridad y ego.
El otro es Bueno: alegría, paz, amor, esperanza, serenidad,humildad, bondad, benevolencia, amistad, empatía, generosidad, verdad, compasión y fe.”
El nieto lo meditó por un minuto y luego preguntó a su abuelo:
“¿Qué lobo gana?”
El viejo respondió: “Aquel que tú alimentes”.
Leyenda Cherokee.

Equivócate todos los días. Cada día.

SI NO ESTÁS DISPUESTO A EQUIVOCARTE, NUNCA LLEGARÁS A NADA. Sir Ken Robinson

El primer día que entro en una clase, primero observo a las personas (o personitas) que tengo enfrente, algunos en seguida se dan cuenta de que hay una maestra en el aula, otros tardan un poco más, pero todos acaban sentándose y mirando expectantes. Cuando hay silencio total, me presento, y seguidamente les digo algo parecido a esto: “Os tengo que confesar que soy una profe que se equivoca mucho, y vosotros vais a ser testigos de todos mis errores, todos los días. Cada día”. Siempre, las caras que se suceden a esta declaración son de asombro, de incredulidad.

Los niños no están acostumbrados a que un adulto les revele este secreto, y no me vais a engañar, pero es nuestro pequeño as en la manga. Que los niños, nuestros hijos o nuestros alumnos, piensen que los adultos, padres, maestros… NO nos equivocamos NUNCA, nos da un pelín de ventaja. Sin embargo, en contra de lo que podemos creer, revelarles ese pequeño o gran secreto, según se mire, facilita mucho las cosas, y en varios aspectos: a partir de ese momento nos hace más accesibles a ellos, generamos más confianza, tanto en ellos hacia nosotros (consiguiendo ser un NOSOTROS, un equipo) como en ellos mismos: ¡VAYA! Así que si la profe se equivoca, no pasa nada si yo me equivoco. Efectivamente, se dan cuenta de que a partir de ese día en clase, se van a equivocar y mucho, van a cometer muchos errores y lo mejor es que NO PASA NADA… Lo importante es NORMALIZAR el error, el fallo, la equivocación, tanto como para convertirlo en un paso más del proceso de enseñanza aprendizaje, sin que sea escondido por vergüenza a que se rían los compañeros.

Perder el miedo al error o al fracaso, es el primer paso para tener una vida saludable, es el primer paso de una educación sana. El sacar partido de ese error, aprender de él, saber rectificar, ser capaz de encontrarle soluciones, es el primer paso al éxito.

Puede que seas de esas personas que NUNCA se confunden, esas que hay perfectas, (por cierto, tanto gusto, porque hasta ahora no conocía a ninguna) entonces te recomiendo encarecidamente que no sigas este blog, te lo adelanto: no te va a interesar lo más mínimo.
Sin embargo si eres de los que se equivoca todos los días, este blog, te va a ENCANTAR.
¿Me acompañas?